fbpx
loader image
Qid_Arte Fisioterapia

Qid_Arte Fisioterapia

Porque no todo es el Qué

No_todo_es_el_que

 

Sin duda alguna,  las redes sociales han proporcionado una magnífica vía para compartir, obtener, difundir y diluir información de todos los ámbitos habidos y por haber. Es por ello que se hace imprescindible aprender a distinguir que tipo de información estamos obteniendo.

Voy a referirme concretamente a la cantidad de artículos que podemos encontrar en las redes sociales, blogs, etc… que con el afán  de mostrarse en la red difunden información, generalmente, con el ánimo de llegar a muchos lectores, mas que con el ánimo de ser estricto y preciso con la transmisión de la información.

Abundan los artículos que recomiendan algún o algunos ejercicios que supuestamente benefician a diferentes alteraciones del aparato locomotor. Para prevenir, aliviar o curar un montón de patologías diferentes, incluyendo en los mismos imágenes, o videos de como realizarlos.

Como curar tu fascitis plantar, o como quitarte de encima ese incomodo síndrome de la cintila iliotibial, que si unos ejercicios para tu molesto dolor lumbar o cervical, ejercicios para deshacerte de esa epicondilitis maldita, que si como rehabilitar un esguince o determinadas intervenciones quirúrgicas

Los lectores especializados están en disposición de hacer un análisis minucioso de cada uno de esos ejercicios, e incluso adaptarlos y aplicarlos en su quehacer profesional diario, pero los lectores no especializados únicamente están en disposición de hacerlos tal cual se describen, con la esperanza puesta en que les resulten mágicamente útiles.

Mas allá de que sean efectivos o no, es necesario que todos estos lectores no especializados sepan que no todo es el “QUÉ”, ya que existen multitud de formas distintas de trabajar con un tejido corporal, sino que es necesario personalizar ese trabajo en función de múltiples variables.

Cuando uno propone un “QUÉ”, debe explicar también un “PORQUÉ”, y definir claramente un “CUÁNTO” y un “CÓMO”:

Porque un QUÉ

• no atiende a que la alteración del aparato locomotor pueda deberse a causas muy diferentes, cada una de ellas con características distintas y con necesidades terapéuticas específicas.

• no tiene en cuenta las características personales de la persona que lo va a realizar, si tiene mayor o menor capacidad, si tiene alguna alteración que limita su funcionalidad, si tiene mayor o menor voluntad de trabajo, si el dolor le afecta mucho o poco, etc…

• no explica si al realizarlo duele, si hay que continuar haciéndolo o no

• no matiza el calentamiento previo, la velocidad de ejecución, ni tampoco el número de repeticiones, ni de series, ni la forma de progresión, ni los objetivos a corto, medio y largo plazo

• no deja margen para saber cuando debo dejar de hacerlo, cuando modificarlo, cuando dificultarlo, cuando añadir cosas para completarlo

• no explica que hacer si surgen complicaciones

• es demasiado etéreo e incompleto

Para eso están los profesionales, que gracias a sus conocimientos y experiencia pueden añadir a ese “que”, un “como” ,un “porque”, y un “cuanto”, que tanto necesita.

Un profesional cualificado es capaz de diseñar todo un proceso de recuperación atendiendo a factores tales como la progresión, la frecuencia, la recuperación, los tiempos de las diferentes fases, la intensidad, la capacidad física de cada persona.

Fisioterapeutas deportivos y profesionales de la actividad física trabajando en equipo son capaces de dar una respuesta individualizada a cada situación particular, consiguiendo un tratamiento eficaz y estable en el tiempo.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Continuar navegando implica la aceptación de las mismas. + info